Centro de Investigación Metalúrgica

  • 27 de noviembre de 2015

IK4-Azterlan presenta “La Fábrica del Futuro”, un proyecto que contribuirá a impulsar el nivel tecnológico y competitivo de las empresas del sector metalúrgico de Bizkaia.

El 26 de noviembre ha tenido lugar en las instalaciones de IK4-Azterlan el acto de presentación del proyecto “La Fábrica del Futuro”, presidido por el Sr. Imanol Pradales, Diputado de Desarrollo Económico y Territorial de Bizkaia y por el Sr. Ramón Suarez, Director de Ingeniería, I+D y Procesos Metalúrgicos de IK4-Azterlan.

Además de la asistencia de representantes de las principales instituciones locales, de importantes centros de formación y de diversos medios de comunicación, cabe destacar la  participación de los Directores Generales de las tres empresas que participan en este ambicioso proyecto: Betsaide S.A.L., Fuchosa S.L. y Fundiciones Garbi S.A.
Se trata de tres importantes compañías localizadas en Bizkaia, que trabajan en el desarrollo y la fabricación de componentes fundidos de alto valor añadido, exportando gran parte de su producción a sectores industriales tan exigentes como automoción, ferrocarril, naval,  hidráulico o eólico, con requerimientos de calidad y seguridad cada vez más estrictos y una feroz competencia internacional, que se intensifica día a día.

 “La Fábrica del Futuro” es un proyecto innovador y profundamente transformador, cuyo objetivo es elevar el nivel tecnológico y competitivo de las empresas, mejorando su buen posicionamiento internacional y generando nuevos puestos de trabajo cualificado en el futuro más próximo. Este proyecto piloto pretende extenderse en los próximos años a otras empresas del sector de transformación metalúrgica de Bizkaia.

El presupuesto para el periodo 2015-2016 asciende a un total de 3.960.000¤, con un apoyo del Departamento de Promoción Económica de la Diputación Foral de Bizkaia de 640.000¤.
Tanto las empresas, como el propio centro tecnológico IK4-Azterlan, ponen al servicio del proyecto importantes recursos, entre los que figuran recursos humanos y equipos de trabajo de primer nivel, inversiones en equipamientos y sistemas avanzados de captación y tratamiento de datos, inversiones en equipos de control metalúrgico de proceso, así como la posibilidad de contar nuevas incorporaciones en plantilla, con un perfil específicamente orientado al ámbito Industry 4.0.

Desde el punto de vista técnico, el proyecto aborda tres retos fundamentales:

Integración de tecnologías 4.0 para el desarrollo de procesos industriales más estables, orientado a la fabricación “Cero defectos”
El objetivo final es el lograr que las empresas desarrollen procesos industriales muy cercanos al ideal de “cero defectos”. Esto permitirá grandes ahorros en costes de producción y en controles de verificación interna, marcando un hecho diferencial frente a la competencia, que permitirá atraer mayor volumen de negocio y nuevos clientes. Se trata de un tema fundamental en términos de competitividad y productividad.

Para ello es necesario aportar mayor conocimiento, mejores herramientas de control y de análisis de datos y desarrollar modelos de gestión inteligentes y más eficientes. Aquí juegan un papel fundamental las nuevas tecnologías, que engloban a las Tecnologías TEIC (Electrónica e Informática) y a un grupo de tecnologías que ahora son conocidas como Tecnologías 4.0 (inteligencia artificial, sistemas ciber-físicos, robótica colaborativa, visión artificial, Big Data, fabricación aditiva, etc.)

Producción de piezas elegantes (Smart Casting) que posibilitan la eliminación o minimización de operaciones que no aportan valor añadido
Los procesos de fundición, bien controlados y con un nivel de estabilidad suficiente, ya están permitiendo desarrollar conceptos de diseño avanzados que contribuyen a mejorar el rendimiento de la fábrica, eliminando o minimizando trabajos que no aportan valor añadido a los productos. Nos referimos a operaciones de rotura, desmazarotado y rebaba, que son consecuencia de las ineficiencias de los procesos, llevando asociados puestos de trabajo muy físicos que ocasionan gran cantidad de bajas o lesiones y, además, restan competitividad a nuestras empresas.

IK4 Azterlan está transfiriendo a las empresas de fundición conocimiento y herramientas para desarrollar diseños avanzados en sus utillajes. El software Eidocalc y las tecnologías “Mazarota 2D” y “Self-breaking” son parte de esa transferencia tecnológica que ya se está desarrollando.

La liberación de personal en este tipo de tareas sin valor añadido permite a las empresas redirigir recursos humanos a funciones de control y gestión de proceso, generando puestos de trabajo con mayor cualificación y mejores condiciones laborales, que aportan un gran valor añadido a la empresa.

Desarrollo de procesos más simples y lineales “Lean Manufacturing”. Procesos económicamente más rentables
Los dos puntos anteriores posibilitan desarrollar procesos más lineales, con menos operaciones intermedias y menos necesidad de almacenaje y transporte interno de productos. Reducen el tiempo de maduración de los productos y permiten abordar cambios de distribución de equipamientos en planta que posibiliten el “acabado en línea”. Otro hecho diferencial frente a la competencia que permite incrementar en gran medida la rentabilidad de las empresas fabricantes de componentes fundidos.

El nuevo paradigma de fabricación que el proyecto trata de desarrollar en las empresas requiere una gran inversión en recursos humanos y materiales, que los participantes han asumido con valentía. El planteamiento del proyecto asume este esfuerzo y garantiza una reversión muy a corto plazo de la importante inversión prevista.

Empresa del futuro 4.0